LA TRIBUTACIÓN EN LA COMPRAVENTA DE PARTICIPACIONES SOCIALES

Compraventa Participaciones Sociales

Como ya habréis observado a lo largo del blog, siempre que tratamos un determinado tema (hipotecas, dación en pago, herencias…) acto seguido analizamos su vertiente fiscal. En el post precedente vimos uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de constituir una sociedad, como era el conocer el régimen legal de transmisión de las participaciones que conformaban la misma (tanto intervivos como mortis causa). En la entrada de hoy nos centraremos únicamente en los aspectos fiscales que conllevan la compraventa de dichas participaciones, dada su mayor complejidad  frente a la fiscalidad en la transmisión mortis causa o donativa de las mismas. Pero antes de nada y en primer lugar, será necesario que refresquemos nuestra memoria con cuestiones ya explicadas de la S.L que en este post serán de especial relevancia.

El capital social de la S.L, el cual se encontraba dividido en participaciones sociales, era aportado por sus socios. Estas aportaciones podrían haber sido hechas en dinero u con otro tipo de bienes. Para que estos otros bienes no dinerarios fueren admisibles, debieron de poder ser valorados económicamente (en sentido objetivo) así como tener naturaleza patrimonial. No existe una lista cerrada sobre que bienes pueden ser  aportados en ese sentido, existiendo por ello como podéis imaginar un amplio catálogo de posibilidades al respecto. Lo que sí conviene de nuevo traer a colación en este momento, es que en la SL no podían ser objeto de aportación ni el trabajo ni los servicios (como sí ocurría en la comunidad de bienes o sociedad civil). En cuanto a la responsabilidad por esas aportaciones no dinerarias, los socios responderán de forma solidaria tanto frente a la  sociedad como también respecto a sus acreedores. En concreto, responderán tanto de la existencia del bien como de la veracidad  del valor que se le ha dado a lo aportado. A modo de apunte, tened en cuenta que todo lo hasta aquí comentado es aplicable tanto al momento de constitución de la S.L como también a los casos de ampliación de capital social.

Hecha esta pequeña introducción aclarativa que nos ayudará a situarnos mejor, y por ende a comprender lo que ahora se explicará, es momento ya de entrar con el contenido de lo relativo a la tributación de la compraventa de participaciones. Para ello, vamos a esquematizar lo que trataremos a continuación en dos fases:

  • En un primer momento hablaremos de los impuestos que versan sobre dicho negocio así como también de importantes particularidades relativas al  precio de la venta.
  • Finalmente haremos mención al art.314 del Texto Refundido de la Ley del Mercado de Valores (TRLMV), de gran importancia en este asunto que hoy nos atañe.

fiscalidad participaciones sociales

1)Impuestos en la compraventa de participaciones sociales

Impuestos indirectos:

  • Salvo lo que veremos respecto al art. 314 del  TRLMV, estamos exentos del pago de los mismos.

Impuestos directos:

Para una mejor estructuración de este punto, diferenciaremos los que tienen que pagar vendedor y comprador.

Vendedor:

Si es persona física, tributará  en la declaración de la renta del año siguiente a la venta conforme a lo dispuesto en la tabla referente a la base imponible del ahorro:

GANANCIAS TIPO A APLICAR
DESDE – HASTA  AÑO 2017
0 -5.999 eur 19%
6.000-49.999 eur 21%
50.000 eur- en adelante 23%
   

Por tanto, la supuesta ganancia patrimonial derivada de la venta de las participaciones (no en caso contrario) tributará en la base imponible del ahorro (art.33 y ss. LIRPF). Para que comprendáis mejor el uso de la tabla, os pongo un ejemplo: si obtuviéramos una ganancia patrimonial de 4.500 eur, tributaríamos esa cantidad por el 19%, es decir, 4.500 x 19 /100= 855 eur engrosarían nuestra base imponible del ahorro en dicha declaración. Si la cantidad obtenida en ganancia fueran 7.000 eur, aplicaríamos el 19% a los primeros 5.999 eur, y  lo restante hasta los 7.000 (1.001 eur)  tributarían al 21%. 

5.999 x 19/100= 1.139,81 eur

1.001 x 21/100 = 210,21 eur

En este último ejemplo, serían 1.139,81 + 210.21 = 1.350,02 eur lo que compondría nuestra base del ahorro en lo referente a la ganancia patrimonial obtenida por dicha venta.

Tributación Venta Participación SocialAhora bien, llegados a este punto debemos hacernos una pregunta fundamental ¿cuál será el valor de dicha transmisión para Hacienda? Es decir, si yo procedo a vender mis participaciones sociales por 5.000 eur y anteriormente las había adquirido por la mitad de ese valor, ¿serán 2.500 la ganancia patrimonial por la que Hacienda me obligará a tributar? La respuesta se encuentra en el art. 37 de la LIRPF que determina unos límites a cumplir en este sentido, por lo que a priori la respuesta a la pregunta que os planteo tiene que ser “depende”. Dicho artículo establece lo siguiente:

“salvo prueba de que el importe efectivamente satisfecho se corresponde con el que habrían convenido partes independientes en condiciones normales de mercado, el valor de transmisión no podrá ser inferior al mayor de los dos siguientes:

  1. El teórico resultante del balance correspondiente al último ejercicio cerrado con anterioridad a la fecha del devengo del Impuesto.
  2. El que resulte de capitalizar al tipo del 20 % el promedio de los resultados de los tres ejercicios sociales cerrados con anterioridad a la fecha del devengo del Impuesto. A este último efecto, se computarán como beneficios los dividendos distribuidos y las asignaciones a reservas, excluidas las de regularización o de actualización de balances”

Artículo complejo que os quiero ayudar a comprender a través del siguiente ejemplo. Imaginad que, como decía antes, esas participaciones sociales las adquirimos anteriormente por 2500 euros y que ahora, 6 años después, las vamos a vender por el doble de ese valor, es decir, 5000 euros.

En lo referente al  punto número 1 del art.37, os expongo un balance ficticio ( y muy resumido) de nuestra S.L:

ACTIVO

PASIVO Y PATRIMONIO NETO

TOTAL ACTIVO-9.000

TOTAL PASIVO-3.000

 

FONDOS PROPIOS-6.000

 

TOTAL PASIVO Y FONDOS PROPIOS-9.000

Como veis, según se determina en el punto 1 del art.37 , el valor teórico resultante del balance sería de 6.000. Este sería un primer valor de transmisión a tener en cuenta.

Siguiendo con el punto 2 del citado artículo de la LIRPF, imaginemos que los beneficios obtenidos en los tres ejercicios sociales anteriores fueron, por ejemplo, de 700,800 y 900. Nos piden el promedio de esos beneficios, es decir, 800. Por tanto, conforme a dicha regla el valor de capitalización será 800/20% =4.000.

En resumen, tenemos tres valores:

Los 5.000  por los que se realizo el negocio.

Los 6.000 del balance

Los 4.000 de capitalización de beneficios

Así pues, cuando sea de aplicación el art. 37 de la LIRPF (siempre que no pueda acreditarse que dicho precio- los 5.000- se correspondería con el que habrían convenido partes independientes en condiciones normales de mercado), el valor de transmisión según nuestro ejemplo tendría que ser el de 6.000 por ser superior al del negocio realizado. Es decir, que nuestra ganancia patrimonial quedaría de la siguiente manera: 6000-2500= 3.500 x 0.19= 665

Es decir, recibiríamos 5.000 eur, pero en atención al balance de la sociedad tendríamos que tributar como si hubiéramos recibido 6.000. El coste en la base imponible del ahorro será de 665.

Si en vez de ser persona física el vendedor fuere jurídica, la ganancia patrimonial estaría integrada en la base imponible del Impuesto de Sociedades. En el ejemplo que hemos expuesto, el tipo aplicable a dicha ganancia sería del 25%, por lo que compensaría que el comprador fuere una persona física en términos fiscales. Los demás tipos aplicables al Impuesto de sociedades los veremos en la siguiente entrada de este blog, por lo que no me detengo más en este punto.

Antes de explicar la figura del comprador, es necesario apuntalar dos cuestiones:

-lo hasta ahora explicado sobre la venta de las participaciones es aplicable cuando las queremos vender una vez haya transcurrido 1 año desde la última transmisión o desde la constitución de la S.L. En caso de que no se cumpliera dicho requisito temporal, la ganancia obtenida tributaría en la base imponible general, lo que haría que se nos aplicarán unos tipos impositivos mayores a los explicados.

-como nota, es importante que tengamos en cuenta que el IRPF está en parte regulado por el Estado y en otra buena medida por las Comunidades Autónomas, por lo que se pueden producir variaciones impositivas dependiendo del lugar donde residamos.

Comprador

A día de hoy, las cantidades desembolsadas para la compra no son deducibles ni para personas físicas ni tampoco para jurídicas.

 

2) El art.314 del TRLMV.

Ánimo elusorio 314 LMV

Como bien expusimos anteriormente al hablar de los impuestos indirectos, la compraventa de las participaciones está en principio  exenta de pago de los mismos, exceptuando como podéis imaginar los casos que ahora veremos.

Lo primero que tenemos que abordar para poder comprender lo que dice este artículo 314 (de larga extensión) son dos conceptos financieros relativos a los mercados, como son el significado de mercado financiero tanto primario como secundario. El mercado primario es aquel donde se emitirán títulos por primera vez (por ejemplo, cuando el tesoro emite deuda pública). Es decir, es donde los inversores captan títulos recién creados por el emisor. En cambio, en el secundario será donde se negocien estos títulos ya emitidos, o lo que es lo mismo, donde se producirán múltiples operaciones de compraventa. 

Indicada esta alusión conceptual, es de destacar que conforme a lo redactado en el art.314 no se tributará por la adquisición de valores en mercado primario. En torno al secundario, la regla general es que están exentos de Iva e Itp (los impuestos indirectos) salvo que dicha operación se haya realizado con ánimo elusorio, en cuyo caso sí que habría que tributar. Pero …

¿Cuál es este ánimo elusorio? Pues la evitación de los gravámenes fiscales que conllevaría la transmisión de los inmuebles que representan estas participaciones. Es decir, transmitimos valores participativos cuando lo que realmente queremos vender son los inmuebles que representan estos, consiguiendo con ello eludir el pago de impuestos relativos a dichos bienes raíces.

¿Cuándo se considera que existe este ánimo elusorio? Lo podéis leer en el apartado segundo de este artículo 314, donde se establecen una serie de presunciones iuris tantum (presunción cierta salvo prueba en contra) que de cumplirse estimarían dicho animus. Es de resaltar también en este sentido que para Hacienda dicha lista no tiene un carácter cerrado o de numerus clausus.

¿Cuándo se aplica Iva y cuando Itp? El criterio para aplicar cada uno de estos dos tipos de impuestos indirectos, Iva o Itp, será el mismo que si estuviéramos transmitiendo estos inmuebles de forma directa.

 

Para concluir con este artículo, una advertencia: recordad que hasta aquí hemos llegado iniciando artículos relativos al emprendimiento. Esta sería una cuestión avanzada aplicable al estudio de las S.L, la cual espero que no confundáis con lo relativo a la compra de una sociedad, lo cual requeriría un enfoque más amplio de lo que hasta aquí hemos hablado.

Sin otro particular me despido hasta la siguiente entrada, donde compararemos la fiscalidad del autónomo frente a la S.L , poniendo fin a estos posts dedicados a la elección de la forma jurídica ideal que podría acoger nuestra futura idea emprendedora.

Manuel Ángel es licenciado en derecho y es el autor de este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes leer mi presentación haciendo click aquí.

En caso de querer contactar, haz click aquí.