LA S.L : CUESTIONES BÁSICAS

Socios, administradores, participaciones sociales

Como expusiéramos en el penúltimo post, en el cual dábamos unas nociones básicas y generales sobre la figura del empresario individual, es momento ahora de tratar la otra forma jurídica más utilizada por los españoles a la hora de emprender: la Sociedad  Limitada (S.L). Para poder hacer esta explicación con suficiente rigor vamos a emplear varios artículos, ya que la forma jurídica de sociedad tiene más particularidades a explicar que la figura del autónomo.

A lo largo de la entrada de hoy iremos viendo cuales son las características esenciales de este tipo de sociedad, confrontándolas con las de otras formas jurídicas y consiguiendo con ello saber si esta será la forma jurídica requerida para nuestro proyecto emprendedor.

Os advierto de antemano que no van a ser unos artículos tan sencillos como los del autónomo. Pese a ello, intentaré explicaros todos los puntos que tratemos de forma que puedan ser entendibles por cualquiera que tenga ganas de emprender y que carezca de formación jurídica.

Comenzamos sin más rodeos con la entrada de hoy, donde el estudio de estas cuestiones básicas nos harán comprender en mejor medida los aspectos más avanzados que veremos en próximos días.

Definición: se trata de una sociedad capitalista ya que, como veremos al tratar el capital social que conforma la misma, solo se permiten aportaciones susceptibles de valoración económica. Dicho capital estará dividido en participaciones sociales, las cuales son indivisibles y acumulables en la misma persona (en la Sociedad Anónima – S.A en adelante- se divide en acciones).

-Regulación: en varias normas, pero fundamentalmente nos centraremos en la Ley de Sociedades y del Capital (Real Decreto Legislativo 1/2010) y en alguna particularidad introducida por la Ley de Apoyo a los Emprendedores (Ley 14/2013).

La denominación social o nombre de la sociedad: conforme al Reglamento del Registro Mercantil (RRM), es necesario que no esté siendo utilizada  ni que ya haya sido escogida.

La solicitud en la que pediremos su uso será enviada al Registro Mercantil Central, ya que allí es donde se establece el listado de todos los nombres de las sociedades constituidas en España. Podemos disponer en la solicitud otras opciones denominativas (por orden de preferencia) por si la primera de ellas ya está seleccionada.

Si se nos expidiese certificación negativa por parte del RRM (es decir, que el nombre está libre), tendremos un plazo de 3 meses para otorgar la escritura de constitución. Si transcurrieren los 3 meses y no hubiéramos realizado escritura, podremos solicitar su renovación (acompañando la certificación caducada) debido a que existe una reserva denominativa de 6 meses desde la expedición de la certificación negativa. Si transcurrieran los 6 meses sin inscripción de la escritura en el Registro Mercantil Provincial, la reserva de denominación causaría baja volviendo a tener que iniciarse el procedimiento descrito.

-El objeto social: con independencia de cual sea este, el carácter de la sociedad será siempre mercantil. El objeto determinará la actividad a la que nos vamos  a dedicar. Puede estar compuesto por una o varias actividades. Lo normal suele ser escoger varias para no tener que  cambiar o ampliar dicho objeto más adelante (con el consiguiente coste). Esta “pluriactividad” no se podrá escoger para todas las actividades que queramos realizar  ya que algunas sociedades requerirán una dedicación exclusiva.

Es importante que sepamos que el objeto va de la mano de la denominación, por lo que no se pueden incluir en ella actividades que no se recojan en el objeto. Si por ejemplo la sociedad  se denomina “Aluminios Paco, S.L” , el objeto debe de tener  relación con los aluminios. En sentido contrario, tampoco podremos cambiar la denominación si afectara a su objeto.

Ahora bien, en este punto cabe tener una cuestión muy en cuenta. Si la actividad a la que se va a dedicar la sociedad es únicamente una actividad profesional (que son las que requieren una titulación universitaria y colegiación obligatoria) , habremos de constituir una sociedad limitada profesional. Este tipo de sociedades cumplen con las características generales de las sociedades limitadas (o de la forma jurídica que escojamos para constituirla) salvo algunas pequeñas excepciones, como por ejemplo, que 3/4 del capital  debe pertenecer a socios profesionales o que 3/4 del órgano de administración debe ser ocupado también por estos mismos sujetos.  Para más información, que sepáis que este tipo de sociedades se regulan en la ley 2/2007.

Tras lo expuesto, tampoco vayamos a pensar que con la forma de S.L podremos llevar a cabo todas las actividades. Es bien cierto que tendremos un abanico muy amplio de elección de actividades (sobre todo comerciales), pero no todas pasan por constituir esta forma jurídica de negocio. Por poner un ejemplo, las farmacias requerirán la constitución de una S.A

Domicilio Fiscal SL

 

-El domicilio: será el lugar donde se halle el centro de su efectiva administración y dirección, o también el lugar donde radique su principal establecimiento o explotación.

La importancia del domicilio es clave, sobre todo en lo relativo al cumplimiento de las obligaciones fiscales de la sociedad.

Conviene no confundir el domicilio con la existencia de sucursales, que podrán crearse en cualquier lugar del territorio español o extranjero. El órgano de administración será el competente para determinar esta creación (salvo disposición en contrario de los Estatutos). Posteriormente explicaremos quien forma este órgano.

-Número de socios: mínimo 1 (no existe máximo). La sociedad solo reputará socio a quien se halle inscrito en el libro de socios. Como derechos de los socios, podemos destacar entre otros, el de asistir y votar en juntas generales, impugnar acuerdos sociales o participar en el reparto de las ganancias o  del patrimonio (esto último, cuando se  liquide la sociedad).

Número socios SL

 

-Constitución: en escritura pública, la cual deberá ser inscrita en el Registro Mercantil Provincial. Entre el contenido de esta escritura cabría destacar el de los estatutos, que son las normas que van a regir el funcionamiento de la sociedad. Nada mejor que ver un ejemplo de como son para entenderlo mejor.

Posteriormente a su constitución, la sociedad gozará de personalidad jurídica propia, adquiriendo con ello su propia independencia patrimonial.

La inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil es obligatoria para que la misma sea reconocida como limitada. Si en el plazo de 1 año desde su constitución no la inscribimos en el registro, estaríamos ante lo que llamamos una sociedad irregular (por la falta de publicidad). Ello también ocurriría si antes del plazo anual se pusiera de manifiesto la voluntad social de no inscribirla. La consecuencia de todo ello será que en caso de haber iniciado la actividad no se nos estarán aplicando las normas de la sociedad limitada , sino que las normas que nos avalarán serán las de otro tipo de sociedades como  la colectiva o la civil. Debido a ello, los socios responderán ilimitadamente por sus deudas. Esta consecuencia derivada de la falta de forma es aplicable a todas las sociedades capitalistas.

Conviene no confundir la sociedad irregular con la de hecho. Ambas tienen el mismo régimen jurídico, pero en esta última se llega a esa situación no solo por la falta de publicidad, sino también por falta de documentación.

3000 euros SL

 

-Capital social: mínimo 3.000 euros (no existe tope máximo), que a priori deberá desembolsarse en el momento de firmar la escritura (matizaremos a continuación este a priori).

Como expusimos en la definición, no cabe aportar bienes o derechos que no sean susceptibles de valoración económica, es decir, que no podremos aportar trabajo o servicios como sí puede hacerse en las sociedades personalistas como la colectiva o comanditaria.

La Ley de Apoyo al Emprendedor introduce una modificación a este respecto ya que permite dilatar el momento mencionado para desembolsar el capital social. La consecuencia de hacerlo así es que tendremos que sufrir determinadas limitaciones, como por ejemplo,la de nuestra retribución anual como socios o administradores – que no podrá exceder del 20% del beneficio del patrimonio neto. Esta posibilidad se regula en el capítulo III de la susodicha ley, donde se establece que este tipo de sociedades se denominarán como Sociedades Limitadas de Formación Sucesiva (SLFS). Estas tienen un régimen similar al de las S.L , exceptuando determinadas obligaciones protectoras con terceros. Cuando alcancemos los 3.000 euros de capital, volveremos a estar plenamente incardinados en el régimen de las SL.

-Responsabilidad: en principio, salvo que se den determinadas circunstancias de incumplimiento legal o que exista un socio fiador de la sociedad, al existir un proceso de constitución y haberse dotado la S.L de personalidad jurídica propia, la responsabilidad de la misma se limitará al capital aportado.

Junta General y Administradores SL

 

-Órganos sociales: son dos los órganos que componen una sociedad limitada.

Por un lado, la Junta General, donde los socios se reúnen en pro de expresar la voluntad social, aprobación de cuentas anuales, modificación de estatutos, aumento o reducción de capital social, …

Por otro, los Administradores, que suelen ser socios (a veces también personas jurídicas) nombrados por la Junta para gestionar y representar  la S.L.

Esta administración puede realizarla:

-o un administrador único,

-o  varios administradores. Dentro de esta opción tenemos que diferenciar dos modos en que se pueden organizar los administradores:

Por un lado, de forma colegial, a través de la creación de un Consejo de Administración (no muy habitual en la SL)

Por otro, sin existir organización colegial, existirán dos formas en que pueden actuar los administradores: solidaria, es decir, por sí solos y obligando a los demás por sus actos; o  mancomunadamente , con el acuerdo de todos o varios administradores.

Salvo disposición estatutaria en contra, para ser nombrado administrador no se requerirá la condición de socio.

Es de destacar que el papel de administrador conlleva mayores responsabilidades, pues si un socio administrador ha sido negligente en su actuación puede llegar a responder con su propio patrimonio. Ello se consigue a través del ejercicio de la acción de responsabilidad. Por tanto, si somos administradores y gestionamos la SL de forma culposa o imprudente, como administrador (no como socio) responderemos frente a terceros con nuestros propios bienes. Si son varios los administradores negligentes, responderán de forma solidaria (salvo que prueben su no intervención, desconocimiento o que hicieron lo posible por evitar el daño).

La acción de responsabilidad contra los administradores prescribirá a los cuatro años  a contar desde el día en que hubiera podido ejercitarse.

-Tramitación: más allá de enlazaros (como hiciéramos en el artículo del empresario individual) a una página donde os expliquen de forma pormenorizada todos los pasos a dar para poner en marcha una empresa (lo que en  este caso hago a través de la página web de la Dirección General de Industria y de la PYME- dgipyme), quiero explicaros en este punto que es un PAE, pues a raíz del post sobre las características generales del autónomo han sido dos los lectores que me han pedido más información al respecto vía mail.

Un PAE (Punto de Atención al Emprendedor) es una entidad de carácter pública o privada (incluidas las notarías), como Cámaras de Comercio, Colegios Profesionales o puntos virtuales, que se dedican a facilitar la creación de nuevas empresas utilizando la tramitación telemática del Centro de Información y Red de Creación de Empresa (CIRCE). El CIRCE tiene su sede electrónica en el Ministerio de Industria, ministerio con el cual tienen un acuerdo para funcionar como tal los PAE.

Las ventajas en el aspecto temporal y económico es lo más salientable de estos puntos de atención. Si queréis saber cuales son los más próximos a vuestro domicilio, os enlazo aquí a la url  pertinente para ello. Os recomiendo buscarlo por localidad ya que por código postal, dependiendo de la ciudad, los resultados pueden ser más escuetos.

En cuanto a lo que nos interesa a los emprendedores, el cuanto, que sepáis que dependerá de cada PAE. Obligatoriamente la tramitación telemática para la constitución de la empresa deberá ser gratuita. El resto de servicios pueden serlo o no. Lo que si que tendrán que hacer es informarnos previamente y de manera suficientemente sobre estos honorarios.

En conclusión, un PAE vale para informar y asesorar a los emprendedores en los primeros años de actividad, así como para iniciar la constitución de la empresa.

 

Después de esta extensa exposición teórica,  muy necesaria para saber a lo que nos enfrentamos, me despido con el quid de la cuestión si realmente estamos interesados en constituir una SL ¿ A DÓNDE ACUDIR?

Dos son las opciones desde el punto de vista de la tramitación:

  • si queremos realizarlo telemáticamente, a un PAE o a una notaría
  • en caso de NO querer o no poder realizarlo telemáticamente, a una notaría.

 

En próximos días volveremos con cuestiones avanzadas relativas a la sociedad limitada, las cuales estaremos en predisposición de entender tras esta ilustración básica de conceptos generalistas.

¡Citados quedáis para ello!

 

 

FUENTE IMAGEN/AUTOR-  stockvault , pixabay, flickr / jack moreh, openclipart-vectors, geralt,alexas fotos,rikard wallin

Mseoane es licenciado en derecho y es el autor de este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes leer mi presentación haciendo click aquí.

En caso de querer contactar, haz click aquí.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.