DE LA GANANCIA PATRIMONIAL Y DEL VALOR DE ADQUISICIÓN DE UN INMUEBLE HEREDADO

valor adquisición ganancia patrimonial

Recientemente un familiar mío ha tenido el problema que os planteo en el título de este nuevo artículo que os relato hoy. La problemática consistía en que tras el fallecimiento de su padre, el cual había vendido el año anterior una finca rústica junto a otros copropietarios, tenía que declarar en renta la posible ganancia patrimonial que pudiera derivarse de dicha transacción sin conocer cual había sido el valorde adquisición del citado inmueble.

Como ya sabéis de otros artículos, como por ejemplo del relativo a la fiscalidad en la compraventa de participaciones sociales,  para saber si ha habido ganancia patrimonial la venta ha de producirse por un precio superior al de adquisición. Es decir, que si he comprado la finca por 1.000, y luego la vendo por 2.000, ha habido una ganancia de 1.000.

En este supuesto la adquisición se había producido a título lucrativo, concretamente por herencia. La dificultad radicaba en que al tratarse de una propiedad heredada hace mucho tiempo, ubicada en una zona rural (donde la falta de documentación suele ser algo habitual), no se tenía información sobre el citado valor de adquisición.

Ante este panorama mi familiar decidió acudir a Hacienda para resolver su duda. Dada la falta de documentación, tras la consulta del agente con el respectivo técnico, la Administración decidió incluir el montante total del precio de venta como ganancia. Al tratarse de una cantidad pequeña el importe de la declaración no cambió, pero… ¿había obrado bien la Agencia Tributaria? La respuesta es que NO, el motivo, el siguiente.

Esta cuestión había sido resuelta en la resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) de 2 de febrero de 2017. Con esta decisión se resolvía un recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterios. Al TEAC le tocó determinar si ante la falta de documentación (o documentación insuficiente) aportada por el contribuyente sobre el valor de la adquisición del inmueble, se le permitía a la agencia tributaria asignar el valor de cero a dicha adquisición para el cálculo de la ganancia patrimonial.

Atendiendo a nuestra normativa tributaria, cuando se pretende regularizar una ganancia patrimonial para que tribute en el IRPF, la Administración deberá probar que ésta existe, así como también le corresponderá probar el valor de transmisión. Por contra, recaerá sobre el contribuyente la prueba sobre el valor de adquisición.

Según la interpretación de dichas normas por parte del TEAC, debemos de diferenciar dos supuestos diferentes, pues no se aplicará el mismo criterio a las transmisiones a título lucrativo (es decir, las gratuitas como las herencias o las liberalidades como las donaciones) que a las que se realicen a título oneroso.

En el primer caso, el valor de adquisición en las transmisiones a título lucrativo será el valor real del inmueble (artículo 36 de la Ley del IRPF), para lo que se aplicarán los criterios que determina la pertinente normativa de los impuestos de sucesiones o donaciones para su cálculo. En este caso, la carga de la prueba recae sobre el contribuyente para determinar el valor de adquisición, pero ello no será de forma exclusiva, pues tiene también la Administración que utilizar sus medios de prueba, por lo que inicialmente no podrá darle valor cero a las adquisiciones sin pasar por dicho trámite (como hizo en el caso que hoy os relato). Ello se deriva de los principios de facilidad probatoria, del de proximidad de fuentes de prueba y del de valoración del esfuerzo probatorio realizado. Además, conviene recordar la posibilidad que tiene la Agencia Tributaria de realizar requerimientos notariales para su determinación. 

En el segundo supuesto, para saber cuál es el valor de adquisición de una transmisión realizada a título oneroso, determina el TEAC que habrá que acudir al importe realmente satisfecho, o en caso de versar sobre una construcción, a algún desembolso previamente realizado, pero que en cualquier caso algún valor siempre debe de tener. Para determinar el mismo habrá que recurrir a las reglas generales de la prueba. Por tanto, como veis a diferencia del supuesto anterior, no se procede en este caso a una comprobación de valores. Ello es debido a que el artículo 35 de la Ley del IRPF no permite realizar tal.

En resumen, podemos determinar que en los casos expuestos si la Administración quisiera tomar como valor de adquisición del bien inmueble el de cero euros sin utilizar los medios de prueba que obren en su poder, estaría infringiendo el precepto de una norma legal (el artículo 57 LGT). En consecuencia, se entiende de lo citado que si por contra la Administración utilizase dichos medios, no cabría hablar de infracción legal, y pudiere darse por tanto el supuesto de que en determinadas circunstancias cabría utilizar el valor de adquisición cero. Ello ocurrirá cuando el obligado tributario haya realizado un esfuerzo probatorio con resultado nulo y la Agencia Tributaria, en momento posterior, haya obtenido idénticos frutos. Como ejemplos podríamos citar la venta de bienes muebles sometidos únicamente a documento privado, o el citado caso que os he expuesto hoy.

Además, también debemos de puntualizar que el hecho de que la normativa general tributaria contenga un procedimiento para determinar valores y unos medios para comprobar estos, no significa que tengan que ser utilizados en cualquier supuesto, pues como hemos visto, se diferencia entre la transmisión a título lucrativo respecto de la onerosa. De igual manera, solo estará previsto el utilizarlos para determinar parámetros cuantificables conforme a valores como los reales, de mercado, etc.

Para despedirme ya, simplemente espero que os haya quedado un poco más claro como se calcula la ganancia patrimonial con el artículo redactado hoy. Es una cuestión que parece algo enredada en una primera lectura, pero si realmente os paráis a leer bien lo redactado, creo que finalmente no deja lugar a dudas. En cualquier caso, como siempre os digo, para cualquier pregunta ya sabéis que podéis usar el formulario de contacto que existe en esta web y al que os acabo de enlazar.

mseoane blog nuestroderecho

Manuel Ángel es licenciado en derecho y es el autor de este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes leer mi presentación haciendo click aquí.

En caso de querer contactar, haz click aquí.