LA DECLARACIÓN DE LA RENTA DE LAS EMPLEADAS DE HOGAR

Declaración Renta Empleada Hogar

Como hacemos siempre en este blog tras estudiar una determinada cuestión, acto seguido explicamos la vertiente fiscal de la misma. En este caso, como en las últimas semanas hemos estado aprendiendo aspectos relevantes del Régimen Laboral y de Seguridad Social de las empleadas de hogar, es momento ahora de que hagamos el correspondiente análisis tributario de este colectivo. Por ello, hoy vamos a hablar de la declaración de la renta de las empleadas de hogar.

En primer lugar, destacar que desde que la obligación de dar de alta a la empleada de hogar recayó sobre el empleador, múltiples situaciones irregulares afloraron de la economía sumergida (con el consecuente aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social). A raíz de esto, han surgido una serie de dudas entorno a la gestión fiscal de las empleadas de hogar que es lo que hoy vamos a explicar.

Por un lado, es muy recurrente por parte de los empleadores el querer saber si tienen o no que realizar retención de IRPF a su empleada en la respectiva nómina. Recordemos que ésta debe de existir, y que del bruto de la misma descontaremos la Seguridad Social de la trabajadora, determinándose así el líquido que percibiría la susodicha. Existe en este sentido una conocida consulta vinculante (V0248-12 6 de febrero de 2012) de la Dirección General de Tributos donde se nos explica el porqué no es necesaria la práctica de tal retención. En concreto, se nos pide que prestemos atención a que la obligación de practicar pagos a cuenta (en el IRPF dichos pagos podrán consistir en retenciones), recogida en el artículo 99 de la Ley 35/2006 relativa al IRPF (LIRPF, en adelante), ha sido desarrollada por los artículos 75 y 76 del Reglamento de dicho impuesto (Real Decreto 439/2007). Conforme a ellos, el apartado primero del mencionado artículo 75 nos encomienda a practicar retención sobre los rendimientos derivados del trabajo. Pese a esta aseveración que chocaría con lo que estamos postulando, en el siguiente artículo del Reglamento se establece quienes están obligados a retener y, como podéis observar la de la lectura del mismo, en ningún caso lo estarán las personas físicas residentes en España cuando actúan en un ámbito particular, es decir, de forma no profesional o empresarial. Por tanto, solo si quien contrata a la empleada es una empresa, la misma tendrá que practicar la correspondiente retención en la nómina.

Esta falta de retención en ningún caso implicará que una empleada de hogar no tenga el deber (si se dan los requisitos para ello) de presentar su declaración de la renta. En consecuencia, estas trabajadoras tendrán que presentar dicho impuesto en atención a los mismos criterios que han sido fijados para los demás tipos de trabajadores. Así, como ya expusiéramos en el año 2017 en nuestro post “¿Autónomo o S.L he ahí la cuestión?”, vamos a repasar con este post nuevamente cuales son esos requisitos, o lo que es lo mismo, quienes están obligados a presentar la declaración de la renta (desde el punto de vista de los rendimientos del trabajo, que es lo que estamos tratando hoy). Por ende, tanto para la declaración individual como para la conjunta, no estarán obligados a realizar declaración los contribuyentes que obtengan las siguientes rentas derivadas únicamente de rendimientos del trabajo y, también de forma exclusiva, de las siguientes fuentes (artículo 96 LIRPF, “obligación a declarar”):

  • Principalmente tenemos una regla general, la cual determina que hasta 22.000 mil euros anuales obtenidos íntegramente del trabajo no hay obligación de declarar. Se encuentran también en esta situación aquellas personas que han obtenido prestaciones pasivas de las previstas en el artículo 17.2.a) de la LIRPF, siempre que su tipo de retención haya sido calculado de forma acorde a los procedimientos especiales determinados reglamentariamente.
  • En cambio, se aplicará otro límite de 12.000 euros anuales en los siguientes supuestos
    • Cuando tenemos más de un pagador, salvo que la suma en conjunto del dinero obtenido por los diferentes pagadores no superen los 1.500 euros anuales, en cuyo caso aplicaremos la regla general de los 22.000 euros.
    • En el caso de que el pagador de los rendimientos no esté obligado a retener (a tener muy en cuenta en el caso de las empleadas de hogar como hemos visto).
    • Cuando estos rendimientos obtenidos han de estar sujetos a un tipo fijo de retención (son los casos de cursos, premios artísticos o literarios no exentos de IRPF, seminarios, etc).
    • En el caso de que se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos distintas de las previstas en el artículo 7 de la LIRPF (es decir, si fueran alimentos percibidos por parte de los padres en virtud de resolución judicial serían rentas exentas).

Por lo tanto, de lo expuesto se desprende que las empleadas de hogar contratadas por una persona física que solo ingresen rendimientos del trabajo en su IRPF, declararán siempre que sus ingresos sean superiores a 12.000 euros anuales debido a que, como hemos visto, el empleador no esta obligado a retener. Ejemplos de esto: imaginemos dos trabajadoras que cobran 12.500 euros anuales, una contratada por un empleador, y la otra contratada por una empresa. En el primer caso sí estaríamos obligados a presentar la declaración porque el empleador no está obligado a retener y hemos superado el límite de los 12.000 euros anuales; en el otro supuesto no habría tal obligación ya que nuestro límite sería el de 22.000 euros anuales. En cambio, si pese a obtener ese rendimiento de nuestra empresa también tuviéramos otros pagadores que nos hubieran proporcionado más de 1.500 euros en ese mismo ejercicio, se nos aplicaría el límite de los 12.000 euros teniendo que presentar en esta última hipótesis el mencionado impuesto.

Deducciones Autonómicas Renta Empleadas Hogar

Por último, para concluir la entrada de hoy, es muy habitual que nos preguntemos siempre por las deducciones que tenemos en este contexto cuando somos el empleador. Lamentablemente éstas no existen a nivel nacional cuando aludimos a un criterio general (hecho que debería de ser a la inversa para fomentar el abandono de la economía sumergida de este colectivo), pero a pesar de ello sí existen en algunas Comunidades Autónomas ciertas desgravaciones. Cada Comunidad contempla diferentes ayudas, así como también criterios dispares para acogerse a las mismas. Así pues, si es de vuestro interés el conocerlas, podéis encontrarlas a través del siguiente link de la Agencia Tributaria referente a las deducciones autonómicas del IRPF para el ejercicio 2017. A modo ejemplificativo, en el caso de Andalucía vemos deducciones para la “asistencia de personas con discapacidad” o “para ayudas domésticas”, mientras que en el caso gallego solo “por cuidados de hijos menores”, y en el Principado Asturiano nada al respecto.

Pues hasta aquí todo lo referente a cuestiones básicas de las empleadas de hogar que hemos expuesto en estos tres últimos artículos de nuestro blog. En próximas fechas trataremos otra cuestión laboral sobre la que existen múltiples conflictos hoy en día:  el reposo domiciliario y su carácter retribuido. Hasta entonces, ¡un saludo a todos!

 

mseoane blog nuestroderecho

Manuel Ángel es licenciado en derecho y es el autor de este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes leer mi presentación haciendo click aquí.

En caso de querer contactar, haz click aquí.

2 Comentarios

  1. Soy empleada de hogan discontinua, yo misma Pago las cuotas de la SS al no trabajar mas de 60 horas mensuales
    Presento decaracion conjunta con mi marido y voy a recibir una notification de Hacienda
    Los ingresos por mi declarados son parecidos a las cotizaciones efectuadas
    Debo preocuparme? Que pueden decirme?

    • Buenas noches,
      Doy respuesta a las diversas cuestiones que expones.
      Deberías de declarar en base a las horas trabajadas, no aproximado o parecido a las cotizaciones. Para ello hay un real decreto del que hablamos en el artículo relativo a los derechos de las empleadas de hogar ,donde se fija el salario en función de las horas trabajadas. Recuerda también que el hecho de que trabajes menos de 60 horas no conlleva que sea obligatorio que tu gestiones tu seguridad social, sino que eso es por acuerdo con el empleador (aunque ya sabemos lo que suele ocurrir).
      Por último, sobre lo que me comentas con Hacienda, hasta que te llegue el requirimiento no te preocupes. Quizá sea una cuestión mínima. Podría ser también algo relacionado con tu marido (si como dices realizáis la tributación conjunta).
      Espero haberte ayudado,
      Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.